domingo, 6 de mayo de 2012

Compradle una orquidea

Yo estaba conduciendo y vi un cielo de mil colores, con nubes de muchas formas y me acordé de ella ya que su despedida estaba anunciada. Pensé que el universo se engalanaba para recibirla en la otra dimensión y así fue. Muchos kilómetros nos separaban y sus seres mas cercanos nos pidieron que no fuéramos a su despedida. Le daremos un gran adiós en un lugar que sea cómodo y cercano para todos. Era un ser maravilloso, además de ser una persona hermosa por dentro y por fuera, sabia amar y lo sabia transmitir. A medida que pasan los años perdemos a las personas por las cuales nos sentimos amados y ya solo nos queda amar. Me gustaba como miraba a mis hijos, con admiración ,con placer y con enorme cariño . Era una de esas personas que te aceptaba plenamente y te hacia sentir muy bien. Tenia 94 años y conservó sus facultades mentales hasta el final de su vida. Fue muy buena ,muy hermosa y todos los que la conocimos la quisimos mucho. Adiós querida tía Alegría. Que suerte haberla tenido.
Obdulia

1 comentario:

Mari Carmen dijo...

Lo siento, Obdulia. Es triste perder a un ser querido y saber que ya nunca más lo tendremos entre nosotros. Nos queda el consuelo de su larga vida vivida, sus experiencias compartidas, el amor que ha entregado. Y, por supuesto, la certeza de que seguirá viva en vuestro corazón.

Un abrazo,